Saltar al contenido

Salud vertebral

salud vertebral

Seguro que has oído alguna vez a alguien que ha acudido a una clínica de Quiropráctica pero, ¿sabes en que consiste la Quiropráctica? Esta técnica consiste en el tratamiento del cuerpo, sobre todo en la columna vertebral, con el objetivo de solucionar problemas que vengan dados de las malas posturas del cuerpo, y con esto quitar dolores muy típicos de nuestro día a día, como por ejemplo sentarnos mal en el trabajo, o coger objetos pesados en una mala postura.

El fin es una vez conseguido identificar de donde provienen estos dolores, enseñar a que nuestro cuerpo aprenda a como debe comportarse y que se solucionen los problemas para siempre.

Que tratamientos se usan en la Quiropráctica

Aunque cada profesional y especialista en quiropráctica puede tener sus propios métodos, la mayoría de los tratamientos usados son los siguientes:

  • Tratamientos donde se alterna entre temperaturas altas y bajas, mezcla de calor y frío.
  • Estimulación eléctrica mediante aparatos de electrodos, que aplican determinadas descargas en los músculos.
  • Técnicas de relajación muscular y del cuerpo.
  • Ejercicios generales y de rehabilitación que mejoran la posición del cuerpo y lo reeducan para tener una postura correcta.
  • Estudio de la alimentación para lograr una dieta equilibrada.

Ventajas y beneficios de la Quiropráctica

Si bien es cierto que la quiropráctica tiene como fin que el cuerpo se reeduque y sepa que posiciones son las correctas para no sufrir ningún tipo de dolor, los beneficios que esta técnica tiene sobre el cuerpo y sobre la mente son muchos. Te contamos algunos de ellos.

«Vivimos a tope»: trabajo, el hogar, la familia… situaciones donde nuestro estrés aumenta. Con los ejercicios correctos reduciremos el estrés, tanto el físico como el emocional.

Además, al preparar nuestro cuerpo y estar más sanos, tendremos un sistema inmunológico más fuerte y preparado para combatir las enfermedades más fuertes.

Al ser una especialidad que sobre todo se centra en el columna vertebral y en que mejoremos posturalmente, tendremos menos contracturas y mejorará toda la movilidad de nuestro cuerpo, aliviando procesos de ciática, lumbago y hernias. Con esto se alivian los dolores que puedan surgir y se hace extensible a partes como el cuello y la cabeza, reduciendo los dolores de cabeza y la aparición de migrañas.

También mejora el tránsito intestinal y nuestras digestiones, así como el sistema respiratorio, una mezcla muy buena para por ejemplo, que por la noche, conciliemos el sueño mucho mejor. Este tipo de cosas, harán que tengamos una mayor vitalidad y tengamos mucha más energía para afrontar nuestro día a día.

Un buen tratamiento, impartido por profesionales, tendrá efectos positivos evitando la aparición o progresión de enfermedades degenerativas como la artrosis, la escoliosis o el envejecimiento precoz.

Contribuye en la mejora del sistema ginecológico y alivia las molestias de la menopausia o las menstruaciones dolorosas.

Como podéis ver, los beneficios son muchísimos, y aunque solo hemos dado una pincelada, los tratamientos quiroprácticos aportan muchas cosas positivas a nuestro bienestar. Por esto, es muy importante acudir a profesionales del sector, personas especializadas  y con una trayectoria reconocida como QUIROPRÁCTICO en San Sebastián, que te asesorará y guiará en todo lo que necesites.

Al final todo es un conjunto y si nuestro cuerpo esta bien, hará que nuestra mente esté en mejor forma, ya que la unión de cuerpo y mente es fundamental para poder llevar a cabo todas nuestras actividades diarias de forma productiva y eficiente.